William Shakespeare, en compañía de su amigo Ben Johnson, daba buena cuenta cada día del vino de Jerez en la BEAR HEAD TAVERN. 

Era tal su devoción por este vino, que llegó a decir de él:

"Sherry, sherry, sherry, by my troth he makes me merry". 



Entradas populares de este blog

D.O. RIBERA DEL DUERO

VINO DEL LÍBANO